my vector image Layer 1

Cómo hacer Probióticos?

Provienen de bebidas y alimentos fermentados que traen consigo una legión de saludables probióticos, los que te ayudarán a tener una excelente digestión, a fortalecer tu sistema inmune, como a fabricar serotonina, dopamina, sustancias que dan bienestar a tu cerebro. Aprende más sobre ellos y cómo hacértelos tú mismo.

> Tepache / Combucha / Verduras Encurtidas / Vino / Cerveza Artesanal / Hidromiel / Kéfir / Kimchi / Chucrut / Vinagre / Chicha

Bebidas y Verduras Fermentadas

 Aquí aprenderás cómo hacer tus propios probióticos de manera fácil y saludable.



Qué son los probióticos?

Los probióticos son aquellos alimentos o suplementos que contienen  microorganismos vivos, como bacterias benéficas, que se pueden utilizar para modificar o mejorar el equilibrio bacteriano intestinal y mejoran la salud en general del organismo, trayendo beneficios como facilitar la digestión y la absorción de nutrientes, fortalecer el sistema inmunológico y  mejorar los niveles de energía y de satisfacción en el ser humano.

Los probióticos intestinales son microorganismos vivos (bacterias, levaduras...) que, ingeridos en cantidades adecuadas para que lleguen vivos al intestino, producen un efecto benéfico en la salud al ayudar a reequilibrar la microbiota intestinal.

Los probióticos también se hallan en los lácteos pero estos no son el tipo de probióticos que aquí recomendamos, prefiere siempre fermentos vegetales. 

Qué es la microbiota intestinal?

Se denomina microbiota intestinal a la comunidad de microorganismos vivos  que alberga el tubo digestivo humano y que se ha adaptado a vivir en la superficie del intestino desde hace milenios. El intestino del individuo nace estéril y adquiere su colonización microbiana inmediatamente tras el nacimiento, de la madre y del entorno inicial.

La gran mayoría de los organismos de la microbiota permanecen siempre en el intestino, mientras que otra parte llamada “microorganismos en tránsito” habitan temporalmente, ya que se ingieren a través de los alimentos y bebidas fundamentalmente.

Este conjunto de microbios presenta una estrecha interdependencia entre ellos y conforman la conocida microbiota intestinal o también llamada composta intestinal.

El intestino humano contiene unos 100 billones de bacterias de unas 500 a 1000 especies distintas, por esta razón autores contemporáneos expertos en el intestino expresan esta frase que viene a continuación, al estudiar nuestra microbicrobiota intestinal y comprender que interactuamos con poblaciones inmensas de bacterias y otros microbios como Levaduras, Hongos, Algas, Arqueas, así que… “Somos más bichos que humanos” y esto es literal al comprender que a su vez, nuestra microbiota intestinal genera sustancias fundamentales para nuestra sensación de bienestar con la vida: como la Dopamina y la Serontonina, y a la inversa, sí por ejemplo, tenemos una población de Cándida disparada en nuestros intestinos y cuerpo, hará que nuestro cerebro sea depresivo y dependiente de los carbohidratos y azúcares.

El estómago y el duodeno son las partes del intestino con menos microorganismos, sobretodo porque la secreción ácida del estómago y la bilis destruyen una gran parte de las bacterias. El número de bacterias va aumentando a lo largo del intestino y es en el colon donde existe la mayor densidad de población de bacterias y microbios benéficos para nuestro organismo. 

La importancia que tiene la microbiota intestinal en la salud del cuerpo no  tiene precedentes. La microbiota del aparato digestivo es un ecosistema extremadamente variado y complejo, la cual está constituida principalmente por: Firmicutes, Bacteroidetes, Actinobacteria, Proteobacteria, entre otras bacterias menos frecuentes, que participan en la defensa del organismo frente a los patógenos, colaboran en la digestión de los alimentos, metabolizan algunas sustancias que el cuerpo humano es incapaz de hacerlo, produce y/o consume sustancias que pueden tener efectos o ser necesarias para el organismo, estabiliza estructuralmente la barrera intestinal, y tiene un papel muy importante en la maduración y modulación del sistema inmunológico.

Por eso es importantísimo mantener una población de microorganismos saludables en nuestros intestinos, los que se encargarán de que tengamos tener un sistema inmune fuerte, una óptima digestión y nutrición, y a su vez favorecen la producción de neurotransmisores como la dopamina, serotonina, el Gaba (ácido gammaaminobutírico) los cuales nos brindan bienestar y salud mental.

Probióticos saludables a partir de la fermentación de los alimentos:

Los alimentos fermentados son aquellos que se obtienen del proceso de convertir carbohidratos en alcohol o ácidos orgánicos utilizando microorganismos como mohos, bacterias o levaduras, bajo condiciones anaerobias. 

En esta categoría se encuentran el tepache, el miso, el kimchi, el chucrut, todos los encurtidos, bebidas fermentadas y muchos más. 

Esta actividad de fermentación permite que los alimentos modifiquen su sabor al mismo tiempo que aumentan su vida útil: permitiendo su conservación y gracias a esto se han podido conservar alimentos por largos períodos de tiempo. 

En la actualidad consumimos una gran variedad de alimentos que han sufrido un proceso de fermentación y que nos son familiares, ejemplos de ello son: el vino, la cerveza, la salsa de soja, el vinagre, el miso, e incluso hastra carnes encurtidas se pueden hacer con sal, vinagre y aceite de oliva.

La fermentación láctica es un proceso metabólico que realizan ciertas bacterias y hongos, esta mágia ocurre gracias a que los microorganismos toman la glucosa presente en algunos alimentos y los transforman en ácido láctico y dióxido de carbono, dando como resultado la fermentación.

Este proceso se da de forma natural. Sin embargo,
históricamente ha sido aprovechado por el ser humano para la conservación y producción de diferentes variedades de alimentos como carnes, verduras y frutas.

Se refiere a que, durante la fermentación, el azúcar y los hidratos de
carbono presentes en algunos alimentos, se transforman por acción de microorganismos como bacterias, levaduras y hongos, y se genera ácido láctico y dióxido de carbono, formando así los probióticos, éstos pequeños organismos vivos que siguen activos cuando llegan a nuestros intestinos.

Muchos de ellos se implantan en nuestro organismo, aportándonos
importantes beneficios (anteriormente mencionados), como reforzar la flora intestinal, mejorar la digestión y la nutrición celular, potenciar el sistema inmunitario, y mantenernos con sensaciones de energía, alegría y vitalidad, entre otros.

La medicina moderna y los probióticos

Se ha descubierto a nivel de la medicina contemporánea, a nivel gastrointestinal como neuronal, que hay gran cantidad de alimentos fermentados que aportan excelentes beneficios a nuestra microbiota intestinal, por tal motivo aquí te enseñaremos a preparar varios de ellos mediante la fermentación, como a su vez descartaremos los probióticos de origen lácteo así sea de leche de cabra, además los probióticos que contengan gluten están fuera de nuestra lista.

Las mejores bebidas fermentadas

Las bebidas fermentadas son excelentes para nuestra salud y además
fáciles de hacer, (más abajo encontrarás algunas recetas de elaboración casera). El tepache de piña, por ejemplo, el kombucha, el vinagre, el vino, la
cerveza artesanal, la hidromiel, como diferentes tipos de chichas de las
culturas antiguas, todas son fuente importante de microorganismos
benéficos que nos ayudarán a mantener una microbiota intestinal saludable. 

Las ricas verduras encurtidas

Las verduras encurtidas como pepinillos, cebollines, olivas, repollo,
etc., también son de fácil elaboración y en forma casera) En cuestión de
verduras fermentadas el chucrut alemán o el kimchi coreano (a base de
repollo), son solo algunas de las verduras fermentadas más conocidas por su gran aporte de probióticos para mantener saludable nuestra microbiota
intestinal; pero en realidad se pueden hacer de cualquier vegetal.

Nuestras 4 Recetas Favoritas

Tepache de Piña > Ingredientes: Piña Orgánica + Agua Filtrada + Clavo + Canela + Panela

El Tepache es una bebida deliciosa y especial, se usan las cáscaras y la pulpa de la piña a la vez, obteniendo así una bebida fermentada de agradable sabor y esto es mediante el efecto de las bacterias benéficas que habitan en forma natural en la cáscara de la piña, las mismas que les da un sabor y aroma muy especial al Tepache.

Para su elaboración necesitas esperar por lo menos tres a cuatro días fermentando la preparación que explicaremos a continuación, a una temperatura promedio de 25 a 30 grados centígrados.
Simpre cubierta para que no le entren mosquitos y en un lugar con poca luz, y estará lista para tomarla cuando disminuya el sabor dulce de la panela y tome un sabor un poco más fermentado; cuando ya está así se toma una copa al día, de preferencia antes de almorzar.

La fermentación es la razón detrás del período de espera, ya que debes permitir que el azúcar y la fruta fermenten.
Durante el tiempo corto de fermentación los azúcares se transforman en fermentos saludables, ricos en probióticos (organismos vivos) para nuestros intestinos, gracias a las bacterias devoradoras del azúcar.

Por tal motivo no se debe usar miel para su preparación (a no ser en el caso de la hidromiel), recordemos que la miel contiene a su vez bacterias saludable las cuales al competir con las de la cáscara de la
piña harán que no se produzca la fermentación de la bebida.
El Tepache es una bebida ligeramente alicorada en un grado muy bajo, algo así como entre 1 a 2 grados de alcohol.

Sí la dejas fermentar por unos días más, luego de que ha tomado este sabor ligeramente alicorado, se convertirá en vinagre y dejará de ser Tepache, por lo que luego de que ha pasado su punto de maduración se avinagrará, en este caso usalo para tus ensaladas.

El Tepache uan vez cosechado siempre debe estar refrigerado y al tomaralo uno puede agregarle por ejemplo, algo de vitamina C y magnesio si desea.

Preparación del Tepache: 
Pelar la piña con un cuchillo afilado para retirar la cáscara y corta la pulpa de la piña en trozos medianos, alista una jarra grande ya que luego vas a poner la pulpa y las cáscaras juntas.

En la jarra grande de vidrio o de cerámica, coloca las cáscaras y la piña en trozos, la panela, (100gr) la canela, los clavos, 2 litros de agua potabilizada y una pizca de sal marina, luego agite la mezcla.
Cubra la jarra o el recipiente de vidrio con una tapa no muy apretada, o cúbrela con una tela, debes permitir que la mezcla respire.

Déjalo reposar durante 24 horas en tu cocina en un lugar no iluminado. Sí vives en un lugar muy caluroso, verifica después de 12 horas sí ya se encuentra con un sabor fermentado.

Con una cuchara de madera, retira la espuma blanca que se forma sobre el líquido. Cubre de nuevo sin apretar la tapa o plástico y deja reposar durante otras 24 a 36 horas más.

NO lo dejes fermentar por más tiempo, a menos que desees obtener vinagre de piña. Cuando ya esté fermentado se le formará un capa blanca y espumosa sobre la superficie, la cual debes retirar sí así lo deseas. 

Y ahora sólo cuela el líquido de la jarra y colócalo en una botella hermética en la refrigeradora, y disfruta de una copita de tepache a diario, pruébalo también con un poco de miel de abejas y una pizca de sal para darle un sabores más intensos y mineralizarlo también.

Chucrut de Col  > Ingredientes: Col Orgánica + Sal Marina o Sal Rosada

Instrucciones: Limpiar muy bien el recipiente en el que vamos a efectuar la fermentación. Sí se esteriliza, mucho mejor.
Lavar la col y retirar las hojas exteriores, que están más duras. Reservar estas hojas para utilizar más adelante.

Trocear la col en juliana y ponerla en un bol grande. Sería recomendable utilizar guantes; es importante que tengamos buenas medidas de higiene a la hora de hacer fermentados caseros.

A continuación, añadir la sal y empezar a masajear con las manos, poco a poco la col empieza a soltar sus jugos. Masajear durante 15 minutos o hasta que se ablande y se reduzca la col.
Introducir en el recipiente de fermentación, junto con los jugos que ha soltado. A medida que introduzcamos la col en el recipiente, apretar cada capa para que suelte más jugos.

Cuando hayamos introducido toda la col en el recipiente, finalizar colocándole las hojas exteriores de la col reservadas anteriormente, a modo de protección.

Posteriormente, colocar un peso encima, para que así la col quede bien presionada y vaya soltando más jugos durante la fermentación. El frasco de fermentación ya incorpora una pieza de cerámica diseñada para presionar el chucrut.
Pero también puede usar para presionar una piedra bien lavada.

Una vez finalizados estos pasos, procederemos a cerrar el recipiente. La tapa tiene dos piezas: la principal, que tiene un agujero en su centro y la segunda, con la que taparemos dicho agujero. Entre ellas queda un canal en el que se añade agua para así impedir que entre el oxígeno y que, al mismo tiempo permite que se expulse el CO2 producido en la fermentación.

A continuación, procedemos a la fermentación. Sí se utiliza una
fermentadora se podrá seleccionar la temperatura, que tiene que ser de unos 18-20 ºC. Sin embargo, no es estrictamente necesario utilizarla. Se puede introducir el recipiente en un armario o en otro lugar en el que haya una temperatura estable de unos 18-20 ºC.

Dejar fermentar durante 7 días. Durante este tiempo puede que la col suelte demasiado jugo y éste se salga un poco del recipiente (esto suele ocurrir a los 2-3 días de la fermentación), aunque no ocurre siempre. Tan solo tendremos que desechar el exceso de líquido acumulado en el frasco.

Transcurrido dicho tiempo, el chucrut estará listo. Abrir el recipiente, quitar el peso y las hojas de col que estaban protegiendo y posteriormente, y guardar en la refrigeradora.

Una vez pasado el tiempo de fermentación (7 días), conservarlo en la refrigeradora para consumirlo en un plazo no superior a dos semanas. A mayor tiempo de almacenamiento se favorece la producción de aminas biógenas y además, se pierde mayor cantidad de compuestos beneficiosos del chucrut, como el indol-3-carbinol.

Kimchi de Col China   > Ingredientes: Col China Orgánica + Sal Marina + Ajíes + Especias

¿Qué es el kimchi? Por si alguien aún no lo sabe, el kimchi es una
fermentación a base de verduras procedente de Corea que se come como se conoce actualmente desde hace unos 250 años, época en que el chile llegó al Mar de Japón y le otorga ese sabor picante tan característico a esta preparación.

La receta tradicional de kimchi se hace con col china y nabo, que además ayuda a que este sea más digestivo, pero hoy en día se pueden fermentar todo tipo de verduras y hacer kimchi de cualquier hortaliza o fruta como el kimchi de pepino o el kimchi de fresas, pero los más típicos son el kimchi de col o repollo.

El hecho de fermentar las verduras en una especie de escabeche o adobo como veremos a continuación, hace que se puedan conservar tapadas en la nevera durante muchos meses incluso años, porque los ingredientes están encurtidos.

Ahora vamos a enseñar cómo hacer kimchi de col china casero de una manera fácil y práctica que no es la originaria de Corea pero se le parece mucho, aunque en realidad, dicen que cada persona lo hace a su manera y todas son diferentes.

Todos los ingredientes orientales los puedes conseguir en tiendas de
productos chinos especializadas sin ningún problema.
Así que dándole nuestro toque particular, esta vez aprenderás la receta del kimchi coreano.

Los ingredientes para hacer kimchi son:

1 col china
1 vaso de sal gruesa de mar
50 gramos de harina de arroz
40 gramos de pimentón picante
6 cucharadas de salsa concentrada de pescado
2 cucharadas de panela
50 gramos de Granos de sésamo tostados
4 dientes de ajos
1 pedacito de jengibre

Primero, comenzamos partiendo en taquitos la col, eliminando el tronco.

Para preparar la salmuera, necesitaremos un bol grande con agua y 250 gramos de sal gruesa. Tras disolver bien la sal, introducimos la col y la dejamos reposar. Cada media hora la mezclamos y a las dos horas la lavamos en agua fría, al menos tres veces.

Picamos y machacamos los ajos con el jengibre hasta obtener una pasta y la añadimos a una taza junto con la salsa de pescado y el pimentón. En otro recipiente mezclamos la harina con tres tazas de agua y hervimos cinco minutos. Añadimos el azúcar y dejamos enfriar mientras removemos.

Ahora, en un bol más grande mezclamos todos los ingredientes y añadimos la col. Para obtener una buena mezcla mejor hacerlo con las manos usando guantes.

Por último, ponemos el kimchi en un recipiente hermético y esperamos que fermente por unos 10 días.

Encurtido de Verduras   > Ingredientes: Verduras Orgánicas + Vinagre de Manzana + Sal Marina

Esta receta es extremadamente fácil de hacer, además de que las verduras se tornan muy sabrosas y con diferentes matices sin tilde de sabores según las especias que uses, solo necesitas vegetales orgánicos, vinagre de manzana sin refinar, sal marina o del himalayas y si se desea alguna especia como: pimienta, finas hierbas, ajíes, cúrcuma, menta, curry, etc.

El siguiente paso es cortar en pequeños pedazos los vegetales (de a uno solo o mezclados) y apiñarlos dentro de un frascos de vidrio, añadirles un poco de sal y algunas especias, luego llenar el frasco hasta arriba con vinagre de manzana, opcionalmente al final puedes verter un buen chorro de aceite de oliva extra virgen para sellar bien el encurtido.

Luego de taparlo herméticamente se procede a guardar en un lugar fresco y oscuro por 10 a 15 días, luego de ese tiempo puedes consumirlo con tus comidas, además de darle un sabroso sabor a tus comidas te da salud, más información y más recetas

Tepache, Vino o Cerveza Artesanal

Ya que es y muy importante para repoblar la flora intestinal positiva un poco antes de dormir beber una copa de Tepache u otro probiótico acidofilus vivo. 

> Como hacer Tepache de piña

La ingesta de fermentos con probióticos vivos es importante para la salud

TEPACHE - HIDROMIEL - VINAGRE - COMBUCHA VINO - CERVEZA ARTESANAL - CHICHA - KEFFIR

Las bebidas fermentadas han acompañado al ser humanos por miles de años, ya que intuitivamente se sabia que eran bebidas beneficiosas para la salud de la persona que los bebía, por eso es muy importante seguir con esta tradición ancestral de las bebidas con probióticos.

NOTA SOBRE LOS PROBIÓTICOS Y EL ClO2

La toma de probióticos saludables se hacen bien separados de las tomas de ClO2 y preferentemente después de la última toma del día,  de esta manera estos saludables microorganismos incrementarán la inmunidad y poblarán de flora intestinal saludable y acorde con los intestinos.

Prefiera siempre los probióticos como el Tepache, los vinagres naturales, el vino, la cerveza artesanal, etc, nunca tome yogurt o kéfir de leche o de suero de vaca, cabra u otro animal que no sea humano.



El ClO2 se invalida con muchos alimentos y bebidas, conócelos!

El Dióxido de Cloro puede llegarse a neutralizar con todos los antioxidantes,  sustancias ácidas y alcalinas, es por eso que se debe de tener mucho cuidado con los alimentos y suplementos que se ingieren en simultánea, para no invalidarlo o que pierda su fuerza. Por tal motivo, cuando se está tomando CDS o MMS (Dióxido de Cloro – ClO2) no se deben consumir alimentos de ningún tipo, ni tomar jugos de frutas o verduras, tampoco se puede ingerir alcohol, ni bicarbonato de sodio, ni consumir cítricos, ni bebidas como el café, cacao, té hasta las hierbas aromáticas ya que se invalidará el efecto del Dióxido de Cloro con los antioxidantes.

Lo más recomendable es que el CDS o MMS se empiece a consumir una hora después del desayuno hasta una hora antes del almuerzo y luego una hora después del almuerzo se sigue con las tomas de MMS o CDS hasta la
noche. Casi todo lo que comemos y bebemos tiene antioxidantes y vitaminas y muchos de estos elementos invalidan el CDS / MMS / ClO2, es por eso que es importante mantener una hora lejos la ingesta de CDS y
MMS de las comidas y bebidas.

El CDS / MMS y nuestras mascotas

ClO2 para múltiples patologías

En veterinaria se usa ampliamente para infecciones virales y bacterianas.

CDS - MMS tópico y oral

Es muy eficáz para infecciones en heridas y para hongos en la piel.

cdsperu

.............


Recibe Noticias

©  2012 -  2020    CDS Perú                                             contacto@cdsperu.com                                                  Web: Pixeloso



DECLARACIÓN DE DESCARGO DE RESPONSABILIDAD CDS PERÚ 

La información aquí brindada de ninguna manera debe ser interpretada como consejo,
instrucción y/o dirección médica y no sustituye una visita a su profesional de la salud.
Cada persona es responsable del uso que decide darle a la información aquí obtenida.